Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

¿Cómo saber si tengo ansiedad?

¿Sabías que la ansiedad es una respuesta de nuestro cuerpo para adaptarnos a los diferentes y fascinantes desafíos de la vida? Sin ella, probablemente nos iría terriblemente mal en los exámenes del liceo, rara vez nos dirían “empiezas el lunes” luego de una entrevista de trabajo y casi nunca llegaríamos a la gloriosa segunda cita. Esta respuesta del sistema nervioso es más que necesaria para que tengas éxito viviendo en sociedad, la única forma saludable que, al menos hasta el día de hoy, se conoce para llevar adelante nuestra existencia.

El problema comienza a desencadenarse cuando el estímulo sobrepasa tu capacidad de adaptación. Por lo tanto, lo que se genera es exactamente lo contrario del propósito por el cual existe la ansiedad. Es decir, reaccionas de forma no adaptativa y tu vida empieza a desmoronarse.

¿Alguna vez has forzado el motor de un electrodoméstico hasta que este, ante tu mirada atónita, simplemente se quemó y dejó de funcionar? Bueno, podríamos decir que tu artefacto doméstico sufrió de una aguda crisis de ansiedad y ya no pudo seguir respondiendo.

Entonces, ¿tengo o no tengo? Descubre a continuación a leerte a ti mismo a través de estas útiles técnicas que te llevarán a responder con veracidad a la pregunta: ¿Cómo saber si tengo ansiedad?

Responde a la pregunta ¿cómo saber si tengo ansiedad? Al detectar las señales inequívocas

Nuestro cuerpo es muy inteligente. De modo que sabe muy bien cómo pedirnos ayuda cuando una enfermedad lo pone en jaque. Sin embargo, la ansiedad tiene una característica muy peculiar: nos acelera tanto y desvía nuestra atención de una forma tan magistral que finalmente logra escabullirse y pasar desapercibida.

Por ende, la pregunta ¿cómo saber si tengo ansiedad? No es tal fácil de responder si no conoces las señales inequívocas que la delatan, las cuales se dividen en fisiológicas, cognitivas y emocionales.

Señales fisiológicas de la ansiedad

·         Trastornos en el apetito

·         Pérdida o aumento de peso

·         Sudoración excesiva e injustificada

·         Temblores

·         Aceleración del ritmo cardíaco

·         Comportamientos autodestructivos (comerse las uñas, arrancarse el cabello, quemarte, cortarte)

·         Dolores de cabeza 

·         Trastornos digestivos

·         Gastritis

·         Úlcera estomacal

¿Cómo saber si tengo ansiedad a través de mi cuerpo? Algunas de las señales que recibirás pueden ser confusas, ya que ¿quién no ha tenido falta o exceso de apetito? ¿A quién no le transpiran las manos o la frente ante una situación embarazosa o desafiante? ¿Quién no ha sufrido de dolor de estómago?

Sin embargo, lo que es muy claro es que nadie padece cinco o más de estos síntomas de forma prolongada en el tiempo y sin razones específicas, tales como tener que rendir un examen o encontrarse en medio de un período de reestructura en el trabajo, sin que lo justifiquen.

En consecuencia, si estos síntomas te acorralan y no encuentras la razón, es porque tienes ansiedad.   

Señales cognitivas de la ansiedad

·         Dificultad para concentrarte

·         Disminución del rendimiento académico

·         Reducción en la productividad

·         Preocupaciones exageradas y poco realistas acerca de asuntos cotidianos

·         Dificultad o imposibilidad de tomar decisiones

·         Tristeza sin motivos

·         Pensamientos catastróficos

·         Aparición del pensamiento dicotómico (siempre, todo, nunca y nada)

·         Desaparición de los matices: todo pasa a ser blanco o negro

·         Abstracción selectiva

·         Tomarte todo de forma personal (llegas a creerte el centro de atención, pero de forma negativa)

·         Predicción del futuro, pero siempre predecimos acontecimientos negativos acerca de nosotros mismos

·         Pensamientos suicidas

Dentro de las señales cognitivas que responden la pregunta ¿cómo saber si tengo ansiedad? Se encuentran la abstracción selectiva, la personalización y la predicción del futuro, de un futuro muy sombrío para ser más precisos.

La abstracción selectiva se trata de ver el vaso medio vacío, a lo cual se le suma la interpretación negativa del vaso medio lleno. Como ya es sabido, la felicidad no es completa. Y esto no es un cliché, sino una concepción realista de la vida. Siempre hay un porcentaje de acontecimientos que no sale como esperamos. Es aquí que la abstracción selectiva encuentra un terreno muy fértil para desarrollarse.

Imagínate tu fiesta de bodas soñada; todo ha resultado como esperabas, sin embargo, a última hora tu mejor amiga recibe un llamado, se disculpa ante ti y se retira. Si no tuvieras un trastorno de ansiedad que te llevara a la abstracción selectiva, te preocuparías por ella. En cambio, en este caso crees que lo tenía planificado para irse de tu fiesta porque nunca quiso estar en ella. ¿Lo ves? El mundo se vuelve demasiado catastrófico para ti, y tú no mereces vivir así.

En cuanto a la personalización, lo que te ocurre es que llegas a creer que el mundo gira en torno a ti, pero no para mejorar tu vida, sino para empeorarla. En lo referente a las predicciones del futuro, estas siempre representan los escenarios más devastadores.

Señales emocionales de la ansiedad

·         Irritabilidad

·         Cambios de humor

·         Frustración

·         Apatía

·         Angustia

·         Temores

·         Fobias

Si creías que la ansiedad era lo peor que podía sucederte, mira lo que la dependencia emocional podría hacer, y deshacer, en tu vida.

En nuestro equipo de psicólogos encontrarás la terapia adecuada para finalmente poder decirle adiós a la ansiedad. Aquí tenemos profesionales especializados en el tema. Contáctanos hoy mismo y dale a tu calidad de vida una segunda oportunidad.