Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

¿Qué esperar y qué no esperar de la terapia psicológica?

Muchas veces se tiene muchas expectativas sobre lo que se puede o se pretende esperar de una terapia psicológica. Pero como todo servicio, este también tiene su contraparte y muchas veces creemos que en una sesión de terapia psicológica nos vamos a encontrar con ciertos aspectos o contenidos que en realidad no solo no tienen ningún cometido sino que tampoco son esperables.

¿Qué podemos esperar de la terapia psicológica?

A continuación te dejaremos un punteo sobre algunos aspectos que se suelen esperar en una terapia psicológica.

Apoyo para solucionar el problema: Se ofrece un apoyo para que el paciente comience a comprender y poder apoyarse en soluciones a sus problemas. Esto es un servicio casi básico a esperar en terapia o de terapia.

Técnicas y test psicológicos: Muchos psicólogos utilizan determinados test y técnicas psicológicas con el fin de lograr un diagnóstico sobre la determinada patología, trastorno, síndromes y síntomas que presente el paciente. Así que si estas empezando una terapia y en más de una sesión sucede que realiza diversos test y técnicas, quédate tranquilo/a porque es un método utilizado y esperable.

Reuniones con familiares o tutores: Es posible que en ocasiones (principalmente en los menores de edad)  el  o la  terapeuta frecuente a reuniones con familiares cercanos ya sea padres, hermanos, esposas o tutores en caso de los menores más desamparados. Las reuniones con familiares es justamente para que el entorno se entere de que uno de los miembros de la familia está sufriendo o pasando por un mal momento y se sepa cómo ayudarlo a manejar los malestares cuando suceden en el mismo techo.

Derivación a otro colega: En ocasiones suele pasar que un paciente asista a una sesión o unas pocas sesiones y el terapeuta lo derive a otro colega debido a que no se siente cómodo trabajando con el caso del paciente o no está lo suficiente preparado para trabajar con los conflictos de dicho paciente. También suele suceder que cuando se descubren rasgos de carácter más patológico, se suele derivar a psiquiatras.

Cierre final o alta del paciente: Como todo servicio, la terapia no deja de ser un proceso del cual existe un principio y un final. En cierto momento cuando se cumple todos los objetivos que se plantean sobre el proceso y el paciente ya está mejor y con buen manejo de sus malestares y problemas, se da el alta del paciente y se cierra el ciclo de la terapia.

¿Qué no esperar de la terapia psicológica?

Contrario a lo mencionado recientemente, ahora te diremos que no debes esperar en una terapia psicológica.

Cura y solución a todos los problemas: Si bien uno trata de encontrar una solución a los problemas que uno trae a terapia, no esperes que esta sirva como una cura total. En terapia se habla y se trabaja en cómo manejar y convivir de la mejor manera con tus conflictos psíquicos, pero no se debe tener la expectativa de que te vas a olvidar de los problemas o malestares sentimentales para siempre y que estos desaparecerán a poco tiempo de comenzar el proceso terapéutico.

Que el psicólogo nos diga qué hacer: Esto solo generaría una dependencia con el profesional, la idea es que suceda lo contrario. El terapeuta empoderará a la persona a medida que pasan las sesiones y avanza el proceso de terapia.

Medicación: Los psicólogos no medican ni pueden asesorarte en como tomar medicamentos o que tomar. En terapia psicológica el medicar está prohibido. En caso de que un psicólogo entienda que precises un psicofármaco, este tiene la obligación de derivarte a un psiquiatra o neurólogo que son los encargados de medicar psicofármacos.

Palabra sagrada: Los terapeutas son personas al igual que los pacientes. Frecuentemente los pacientes creen que la palabra del terapeuta es básicamente “palabra sagrada”. No se debe creer en las palabras del psicólogo como algo “sagrado”  o como que es la solución máxima a todo problema que te rodea. El terapeuta no trabaja con intención de que su palabra sea considerada como “santa” sino que el objetivo es brindarte una herramienta de ayuda para tu propio bien.

No es una amistad: Tu psicólogo o psicóloga no es un amigo, no es alguien con quien puedas irte de copas, ir a la discoteca o al estadio. Tu terapeuta es una persona al servicio de tu demanda, es un profesional que está dando sus conocimientos y herramientas de trabajo para ayudarte a contener y brindar apoyo a tus necesidades de solucionar tus malestares y conflictos psíquicos. No quita de que haya un afecto y un cariño de ambas partes, pero es una relación distinta a la que tienes con tus amigos cercanos.

Reflexión

El espacio de terapia es un espacio en el cual se enfrentan y se trabajan determinadas estrategias para que una de las dos o más personas (en caso de terapia grupal o de parejas) logren abatir sus malestares y solucionar o conllevar bien sus problemas cotidianos que tanto afectan el equilibrio personal en el día a día.  En este artículo queríamos mencionarte que las expectativas no siempre son como uno se imagina y que se deben de bajar a tierra. En la terapia hay aspectos de los cuales te vas a encontrar siempre y otros que no existen o que no se trabajan como tal. Simplemente son ideas muy mencionadas en el colectivo de las personas, que a veces son retroalimentadas por la ficción, ya sea películas, novelas, series de televisión, entre otros. Esperamos que el artículo te haya gustado y servido para que si estás por empezar una terapia, tengas el criterio sobre qué esperar de ella.