Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

El papel de la psicología y la discriminación en la obesidad

La obesidad en la actualidad está considerada como una epidemia a nivel mundial según la OMS. Entre las posibles causas se considera la facilidad para adquirir productos procesados, las condiciones genéticas y fisiológicas. Pero recientemente, algunos académicos con formación en psicología han realizado estudios que relacionan la obesidad con la discriminación y la psicología de los individuos con sobrepeso. 

Este artículo se enfoca en el circulo vicioso entre el aumento de peso y la discriminación en medio de la crisis de obesidad que se está incrementando actualmente. 

¿Cuál es la relación entre la discriminación y la obesidad?

Daniela Gómez-Pérez, psicóloga de la Universidad de La Frontera de Chile, cita un estudio realizado a lo largo de un periodo de nueve años, en el cual tanto las mujeres como los hombres que recibieron más frecuentemente acciones discriminatorias aumentaron su perímetro abdominal.

De este y otros estudios científicos que se han realizado con comunidades marginadas se ha encontrado un factor en común, y es el estrés, que afecta directamente la salud física de quienes sufren de discriminación.

El estrés, la ansiedad y la depresión relacionados con la discriminación o el bullying, se pueden relacionar con los malos hábitos alimenticios como válvula de escape. El consumo de alimentos con altos niveles en grasas y en azucares aumentan los niveles de dopamina en nuestro cerebro, sustancia que nos permiten controlar nuestra respuesta emocional.

A lo largo de la historia han ido cambiando los cánones de belleza, mientras en etapas como en siglo XVIII tener sobrepeso se relacionaba con tener un alto poder adquisitivo; en el siglo XX se empezó a modificar llegando a los años 90 donde el canon era la extrema delgadez. 

Con respecto a lo anterior, es interesante traer a colación el estudio María Alejandra Energici Sprovera, psicóloga de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, donde analiza la discriminación a cuerpos obesos según el poder adquisitivo. En este, Sprovera observó que los participantes asocian a las personas con rentas altas con un cuerpo delgado y personas con bajos recursos con el cuerpo con sobrepeso.  Esto es debido a que es mucho más caro tener acceso a proteínas de origen animal, así como fruta y verduras, que comprar productos más accesibles económicamente, pero de peor calidad nutricional. 

De este modo, es común que las personas con obesidad se enfrenten a comentarios ofensivos sobre todo en edad escolar, incluso hasta la edad adulta. Sin embargo, según el estudio de Sprovera, el bullying es mucho más agresivo en los estratos bajos, mientras que en estratos más altos se recurre a la “invisibilización”. Aun así, ambos grupos confirmaron que discrimina a las personas obesas y es aquí donde se inicia un círculo vicioso: el sobrepeso conlleva a prejuicios sociales los cuales llevan a la depresión, ansiedad y estrés de los individuos quienes terminan por recurrir a los atracones de comida.

El papel de la psicología en la obesidad

Teniendo en cuenta lo anterior, los psicólogos han notado la importancia no solo del apoyo de un nutricionista a la hora de baja de peso, sino también de un terapeuta. En este momento, los cirujanos bariátricos requieren la asistencia del individuo que desea la cirugía a un psicólogo por un periodo prolongado de tiempo, esto para asegurar que después de esta continuarán con hábitos saludables alimentación y no acudirán a la comida para reconfortarse.

Gómez-Peréz indica que los profesionales en psicología deben ayudar con terapias para afrontar el estrés, la ansiedad y la depresión pero que también se debe educar a la sociedad, tantos niños como adultos para que no se acose por ningún motivo a nadie. 

En este sentido, el bullying y la discriminación, en lugar de incitar a bajar de peso a la persona, en muchos casos puede generar aumento de peso debido a relaciones poco saludables con la comida. Por lo tanto, los psicólogos aconsejan que para enfrentar la epidemia de obesidad se debe educar al público sobre los beneficios de una alimentación sana y el ejercicio regular, sin importa el aspecto físico de la persona.