Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

8 Maneras de Superar a tu Ex

Cuando una relación se termina suele ser difícil superar a esa persona, ya que hay muchos momentos compartidos, tanto buenos como malos, lo cual ha fortalecido los sentimientos hacia el otro, tanto es así que aunque el vínculo haya terminado en “malos términos” muchas veces nos cuesta poder desprendernos de los recuerdos, por eso no es raro ver que muchas personas rompen y luego vuelven a intentarlo, en más de una ocasión.

Los problemas de seguir "enganchado" con tu ex

Cuando el tiempo pasa y nos quedamos estancados en esa persona y en esos momentos que ya no existen como antes, podemos sufrir un gran malestar emocional y psicológico, y muchas veces hasta físico. Al comienzo es totalmente normal sentir un gran malestar donde pueden aparecer sentimientos de fracaso por la pérdida de algo valioso, podemos dar vueltas obsesivamente a la pregunta de ¿por qué?

Es común también sentir mucha angustia y soledad, sentimientos de vacío, ansiedad, insomnio, rabia, desesperanza, entre otras emociones totalmente normales. SIn embargo, si estos sentimientos persisten durante demasiado tiempo pueden terminar desencadenando un estado de depresión y melancolía.
Es importante ser conscientes de que no se trata de olvidar a la persona con la que compartiste algunos de los mejores momentos de tu vida, pero sí de dejar atrás las esperanzas, el rencor o la ira y poder soltar ese vínculo, para poder comprender que volverás a enamorarte, seguramente en varias oportunidades, y volverán a enamorarse de vos. Y quizás, encuentres algo mejor de lo que tenías, que te provoque mayor felicidad y placer.

¿Por qué me cuesta tanto soltar a mi ex?

Nos aferramos a nuestro ex o la relación con él/ella, por la costumbre, por miedo a lo desconocido, por la seguridad que nos genera esa relación o esa persona. Quizas sentimos que nadie podrá darnos la misma felicidad o que no podremos conectar con nadie más de la misma forma. Sin embargo, si nos sinceramos con nosotros mismos quizás lleguemos a la conclusión de que ese vínculo, o esa persona al que tanto nos aferramos e idealizamos, ya no nos está aportando bienestar ni auténtica felicidad, no nos permite seguir creciendo y simplemente nos retiene en un lugar de angustia, estrés o ansiedad.

Para poder desapegarnos o “soltar”, lo principal es poder aceptar aquello que fue y no va a volver a ser, por los motivos que sea, y permitirnos transitar el dolor que produce esta aceptación, ya que implica un sentimiento de pérdida, y por lo tanto un dolor emocional.
Debemos dejar de idealizar al ex, ya que eso nos permitirá tener una visión más realista de la persona o de la relación, ayudándonos a superar.
Con el tiempo, quizás podremos intentar mirar esa pérdida desde una óptica de aprendizaje, y crecimiento personal, dejando lugar a cosas nuevas, proponiendos nuevas metas, y expectativas realistas, confiando en nosotros mismos y creando otros vínculos que nos aporten nuevas experiencias y nos hagan sentir bienestar.

8 Formas de soltar a tu ex pareja. 

Aunque no sea fácil, estos puntos pueden ayudarte e impulsarte a poder seguir adelante con tu vida de nuevo.

1. Permítete transitar el duelo por la pérdida.

Romper con una pareja es como duelar una muerte. No hablamos, por supuesto, de una muerte humana, pero nuestro cerebro lo vive como una pérdida.  “Muere” una vida proyectada junto con alguien, con proyectos en común y expectativas conjuntas, por esto es imprescindible que te des el tiempo necesario para procesar la pérdida y sentir el dolor de esta.

2. Intenta alejarte de esta persona.

Esto incluye también las redes sociales, y de todos aquellos recordatorios que puedan impedirte avanzar. Por ej: regalos, fotos, anillos de compromiso, etc.

3. Mantén la mente ocupada.

Trabajo, amigos, ejercicio, ocio. Esto hará que puedas distraerte y no estar pensando constantemente en esta persona y en la relación, ya que solo te generará más frustración, y dolor.

4. No te cierres.

Intenta buscar consuelo en tus amistades o familia, y expresa cómo te sientes, esto te ayudará a transitar el proceso de duelo.

5. Haz nuevos planes.

Tanto de vida como de crecimiento personal. Te ayudará a poner en perspectiva tu nueva vida, y evitará que sientas que perdiste el rumbo, por haber perdido esos proyectos de vida compartidos con el otro.

6. Sé realista. 

Claro que hubo cosas buenas, pero si se terminó fue porque las cosas malas pesaban más. No te olvides de lo malo, por algo se terminó.

7. Intenta pensar en los aprendizajes que la relación y esa persona te dejó.

Lo ideal es que cada relación que tengamos se convierta en un avance en el camino de crecimiento y autoconocimiento, lo que nos permite definirnos y poder planificar y poner en práctica lo que deseamos para nuestro presente y futuro.

8. Busca ayuda profesional si sientes que no puedes solo/a.

En terapia podrás orientarte y adquirir herramientas que te ayuden a transitar el duelo y poder superar el dolor de la pérdida de ese vínculo y de esa persona.