Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

Cuidado del Medio Ambiente: Una Mirada Psicológica

Estamos en un camino de concientización sobre el cuidado que necesita el medio ambiente para que la Tierra pueda seguir, en un futuro, alojandonos. Este camino recién empieza, pero tiene que agarrar velocidad, sino podremos llegar a un punto sin retorno.

En este artículo no solo hablamos del cuidado en general del medio ambiente, sino que ampliamos la perspectiva a un nivel psicológico, explicando y comprendiendo el maltrato que se le ha dado a la Tierra desde una mirada simbólica o ecopsicológica, y como una nueva conciencia es necesaria para recuperar la salud de nuestro hogar: El Planeta Tierra. 

¿Qué es el Medio Ambiente?

La definición más conocida para el medio ambiente es la que lo entiende como el espacio donde se desarrolla la vida de los seres vivos y se habilita la interacción entre los mismos, así como también con otros elementos que, biológicamente, no tiene vida, pero que son parte del ecosistema.

El orígen del término “medio ambiente” proviene del latín “medium” y “ambiens” del verbo “ambere” que significa “rodear”, por lo tanto, etimológicamente, medio ambiente significa “estar en ambos lados”. 

¿Qué es el cuidado del Medio Ambiente?

El cuidado del medio ambiente se nutre de todas las conductas que realizan los seres vivos que en él conviven que van en pos de la salud de la naturaleza, con el objetivo de hacerlo un medio más rico y con más oportunidades para quienes viven en él y que pueda ser habitable para todas las generaciones, las presentes y las futuras.

Hoy en día, el cuidado que se le está dando no supera el daño, y los especialistas dicen que si esta balanza no se revierte en los próximos años podríamos llegar a un punto sin retorno, donde el planeta podría volverse menos habitable para la vida, tanto humana como de otros animales. 

El Planeta Tierra Maltratado: Mirada Simbólica ( Ecopsicología )

A lo largo de los últimos 50 años la capacidad de la producción industrial ha aumentado considerablemente y con ella, la contaminación y el abuso de la materia prima que nos brinda el Planeta Tierra. Pero no solo eso es parte del problema que hoy en día estamos cursando como humanidad, sino que cada uno de nosotros es responsable por el estilo de vida que llevamos. Un estilo de vida donde el desperdicio prepondera, y la indiscriminación de los alimentos que consumimos son parte de la cadena industrial que está destruyendo las selvas, los océanos y otros ecosistemas de La Madre Tierra.

Resaltamos y ponemos en mayúscula “La Madre Tierra” porque parece ser que es parte del problema. Nosotros, los seres humanos, llevamos una existencia mínima comparada con la del planeta en el que vivimos, y en ese sentido, nos comportamos como pequeños infantes que quieren, reclaman y hasta maltratan con la explotación de su Madre Tierra, sin darle nada a cambio. Somos un montón de niños malcriados por el espíritu de la época y nuestro propio egocentrismo

Llegó el momento de revertir esta relación unilateral entre los humanos y la Madre Tierra en la que recibimos sin dar nada a cambio como los bebes recién nacidos. Ya hemos sido criados por ella, alimentados por ella y cuidados por ella, ahora es tiempo de madurar, de generar una relación con el planeta que sea de mutuo respeto, una relación más horizontal. Ya no es momento de hacerle berrinches a la Madre Tierra, sino que es tiempo, si es que queremos escapar de nuestra propia extinción, de devolverle todo el cuidado que ella nos dió.

A lo largo de nuestra evolución nos hemos ido desconectado de nuestra propia naturaleza animal, ya no sufrimos por el maltrato a la tierra y ni nos alarmarnos cuando una nueva especie se extingue por culpa nuestra. El ser humano más antiguo sufría junto con la tierra porque estaban en una conexión con ella que no discriminaba entre los límites de uno con el otro. Tenemos que volver a ese tipo de conexión, de sufrir junto con el animal cazado y agradecerle a la tierra por lo brindado.

Si no sufrimos con la tierra, si no empatizamos con ella ni revertimos nuestros comportamientos de niños egocéntricos, posiblemente nos dirijamos hacia nuestro propio fin como especie. Es momento de poder ver a la tierra como nuestro hogar, y más aún, como la fuente de vida más abundante que, hasta el momento, conocemos en el universo. No miremos hacia Marte o la Luna como futuros hogares, miremos hacia dentro nuestro y conectemos con la Madre Tierra que nos abraza día a día.

David Attenborough: 5 recomendaciones para recuperar el daño ambiental

El mundialmente reconocido biólogo y productor audiovisual, Sir David Attenborough, es un activista que lucha, a su manera, contra la el daño ambiental que se produce por la explotación indiscriminada de la Tierra. Él intenta concientizar a la población a través de sus documentales sobre el daño que el humano le está generando a los distintos ecosistemas.

Él propone 5 medidas que, urgentemente, tendríamos que tomar para que el planeta no se vuelva inhabitable para las generaciones del futuro cercano: 

1. Cambiemos nuestras dietas para que sean en gran parte a base de plantas y tratemos de no desperdiciar alimentos.

2. Necesitamos eliminar gradualmente los combustibles fósiles. Cambiar a energía renovable y el que tiene una pensión o ahorros, asegurarse de que se invierta de manera sostenible.

3. Elijamos pescado de fuentes sostenibles. La pesca industrial y a gran escala está eliminando la vida en los océanos, muy importante para el equilibrio ambiental.

4. Pidamos a los minoristas que se aseguren de que sus productos alimenticios, como la carne, la soja y el aceite de palma, no causen deforestación. Ya hemos eliminado más de la mitad de las selvas del mundo, donde se limpia el aire y se produce el oxígeno que respiramos.

5. Utilicemos solo productos de papel y madera reciclados o aquellos con una certificación creíble como FSC. ¿Y por qué no plantar un árbol nativo?

Para el que quiera informarse más, se recomienda la serie documental Our World y/o el documental A Life On Our Planet, ambas producidas y relatadas por David Attenborough.

Recomendaciones prácticas para la vida cotidiana

Más allá que el daño que le hacen las grandes industrias al medio ambiente es muy grande, si estas no cumplen con ciertos requisitos o si el gobierno no impone ciertas reglas para el cuidado ambiental, el cuidado ambiental también es preocupación de las pequeñas empresas, los hogares y de cada uno de nosotros de manera individual.

Aquí nos referimos a la vida en los hogares intentando darles ciertas herramientas para que el lector sepa o no que hacer.

A evitar:

- Consumir productos embotellados o que usan plástico para su envase. 
- Uso desmedido de artefactos eléctricos.
- Abusar del automóvil o medios de transporte a base de combustión.
- Deja conectados aparatos eléctricos.
- No discriminar los desechos cotidianos.

A fomentar:

- Separar la basura para habilitar el reciclaje.
- Crear un espacio verde y natural en sus casas.
- Considerar energías renovables (ej: paneles solares)
- Implementar el filtro para potabilizar el agua corriente.
- No usar bolsas de plástico, o minimizar su uso al máximo.
- No tirar ningún tipo de desecho al piso.

Reflexión: Consciencia, Alteridad y Cuidado Ambiental

Más allá de que el daño ambiental es evidente, el ser humano se encuentra, hoy en día, en una etapa de transición. Estamos cambiando o evolucionando nuestra consciencia colectiva. El reconocimiento del otro como un distinto y la aceptación del mismo (Alteridad) es el futuro de nuestra ética mundial. Pero el camino hacia ahí recién comienza, y la tierra no tiene tanto tiempo. Por eso, queremos resaltar y agradecer a todo movimiento que lucha en pos del cuidado ambiental para catalizar este cambio de consciencia y poder rescatar nuestro planeta.

La Alteridad aportará a una convivencia más armónica entre los seres humanos, pero también a reconocer lo valioso de la vida misma, no solo en nuestra especie, sino que en todo organismo vivo que convive con nosotros. La Alteridad es, de esta manera, clave para el relacionamiento sano del Ser Humano con la Tierra Viva.