Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

Los Matices de la Sexualidad: Diversidad

En este artículo planteamos y explicamos la diversidad sexual expresada y entendida como una expresión de la libertad humana, comprendiéndola desde una consciencia nueva que integra lo distinto.  Las nuevas generaciones nos muestran a la sexualidad desde un ángulo diferente: como un amplio abanico. Además, discutiremos, enfrentando posturas contrapuestas, sobre la sexualidad en la actualidad. 

Términos esenciales

Sexo Biológico

Se trata de una determinación objetiva que se basa en las diferencias biológicas innatas que existen entre los representantes machos y las representantes hembras, y los representantes intersexuales de cada especie. Esta determinación objetiva se apoya sobre la presencia de cromosomas, hormonas, genitales y gónadas características de cada sexo biológico o la mezcla de los mismos, como en el caso de la intersexualidad.

Aún así, hoy en día, ya no es adecuado hablar de sexo masculino o sexo femenino. Esos epítetos conllevan implicancias subjetivas que van más allá de las descripciones biológicas. Incluso, las investigaciones científicas más avanzadas se paran cada vez más de manera escéptica ante la división bilateral de los sexos biológicos, y explican que, la diferenciación sexual del cerebro se da después de que se desarrolla la de los genitales. Lo que brinda una posible explicación al transgenerismo.

Género

Una de las definiciones de género que solemos encontrar es la que lo entiende como un conjunto de significados, ya sean femeninos o masculinos, contingentes, que los sexos biológicos asumen en una sociedad dada, en un tiempo histórico determinado. 

Más allá de que existen posturas que intentan determinar el género objetivamente, y que haya cánones establecidos por cada sociedad o cultura para definir lo masculino y lo femenino, estas determinaciones colectivas suelen desconocer y no incluir los elementos subjetivos de cada persona. La rigidez de tales posturas no reconoce lo diverso del ser humano como una forma de enriquecimiento del mismo. 

Identidad de Género

La identidad siempre se basa en la consciencia que tiene uno de uno mismo. En este caso, la consciencia de género propio, o la identidad de género, viene dada por el sentimiento que uno tiene sobre cómo, uno, subjetivamente, se comprende. Se trata del sentimiento profundo que tiene uno mismo con identificarse con ser mujer, ser hombre, ambas o ninguna de ellas. Hoy en día, la identidad de género no se limita a los códigos binarios que han preponderado a lo largo de la historia. 

Generalmente, se empieza a definir temprano en la vida, alrededor de los tres años, aunque muchas veces pueda expresarse luego, sea por represiones o cuestiones individuales. En ese lapso de confusión es que suele darse la disforia de género. Cuando una persona se comprende en consonancia con el sexo biológico que se le asigno al nacer, según sus características biológicas visibles, se lo comprende como cisgénero. En caso contrario, se lo comprende como transgenero

Expresión de Género

Esta es la forma en que las personas expresan, visible o superficialmente, su género. Suele comprender vestimenta y comportamientos. Muchas veces la expresión del género está circunscripta a un momento histórico y a determinadas culturas.

Hoy en día, los límites rígidos de la expresión se están flexibilizando, y la expresión se está volviendo, por suerte, más libre. 

Socialmente también existe la expresión andrógina del género, o sea que no está bajo los estándares tradicionales, y suele ser una equilibrada mezcla entre lo que se entiende por masculino y por femenino.

¿Qué es la Orientación Sexual? - Ampliando el Espectro

Ya no nos referimos a la orientación sexual de manera lineal, entendiéndose a la misma como la atracción física que tiene una persona por otra, y determinando así categorías rígidas. Sino que, entendemos a la orientación sexual como la atracción afectiva, física, erótica y espiritual que siente una persona por otra u otras, independientemente de su sexo biológico. Se considera que la orientación sexual se define en la pubertad, aunque tenemos toda una vida para seguir descubriéndonos.  

Sexualidad: Espectro (dinámica libre) vs Unilateralidad (estática rígida)

No es nuestra intención aquí, enumerar los distintos tipos de orientaciones sexuales que hoy en día están haciéndose presente en la sociedad. Entendemos que es importante para cada individuo en particular encontrar su grupo de referencia y pertenencia, y que haya, dentro del lenguaje, una palabra que los reconozca, también dignifica su identidad. 

Aún así, queremos empezar a comprender a la sexualidad como una dinámica libre ante la ya gastada, obsoleta y rígida comprensión de la sexualidad como un punto fijo. No creemos en la heterosexualidad u homosexualidad pura y dura. Creemos que existen gradientes de sexualidad, no hay nadie cien por ciento heterosexual, homosexual, bisexual o pansexual, tampoco todos somos del todo sapio o demisexuales. Como humanos diversos y en constante movimiento, no nos limitamos a los rígidos límites de lo patriarcal. 

Esta apertura nos da lugar a jugar libremente con nuestra orientación sexual, le da rienda libre a la expresión artística del ser humano y le permite vivir una vida más honesta, sin limitaciones previas que nos condicionan.

En consonancia con esto, existe la escala de Kinsey que estudia los comportamientos sexuales humanos y establece distintos grados de orientación sexual. Creemos que esta escala es una aproximación a lo que estamos planteando, aunque aún no es suficiente, porque rigidiza también los grados que plantea. 

Actualidad: ¿por qué son importantes los movimientos sociales?

En la actualidad se ha puesto en evidencia que los movimientos sociales son, sin lugar a duda, una potencia de real importancia para afrontar las desigualdades y las conciencias patriarcales parciales de la sociedad. Ellos son, también, el impulso social para proponer nuevos modelos sociales, económicos y políticos más igualitarios y justos. 

Las manifestaciones sociales que luchan desde la dinámica de la alteridad, sin caer en el mismo error patriarcal de la división, fragmentación y orden jerárquico contra el que luchan, tienen una base fundamental para poder desafiar las normas sociales y culturales con prejuicios de género, tanto a nivel popular, como en las leyes, las políticas y las prácticas institucionales. 

Las manifestaciones, como una expresión de la democracia sana y estable, tienen en su vitrina de logros, grandes avances en lo que respecta a la igualdad social y la transformación del pensamiento y espíritu de la época del último medio siglo.

Etapa de Transición: Resistencia, Discriminación y Violencia

La consciencia patriarcal que ha preponderado hace ya unos cuantos años en la existencia del ser humano, parece estar quedando, de a poco, obsoleta. Puede haber servido en su momento para establecer cierto orden en las sociedades que fueron creciendo a pasos agigantados.

Sin embargo, los movimientos sociales de hoy en día, nos muestran una tendencia hacia la ruptura de tal dinámica de consciencia, y el paso consecutivo hacia una dinámica de la alteridad, en la que la contemplación del otro y el respeto y aceptación por lo distinto será esencial.

Sin embargo, en cada etapa de transición, algunas posturas pueden rigidizarse. Más que nada las que se resisten al cambio. Eso hace que los coletazos de una consciencia anterior se haga presente de manera agresiva y violenta sobre algunos representantes de la nueva consciencia global.

De esta manera, ante la apertura surge tambien la discriminación y junto con ella, conductas violentas basadas en el miedo a lo distinto. El problema es que, quienes sufren de la violencia son, generalmente, los representantes de lo distinto, de lo otro. Quienes sufren son los que traen lo nuevo, como ha pasado siempre a lo largo de la historia

Reflexión

Es visible el cambio que existe en la concepción de la sexualidad entre las generaciones que, hoy en día, conviven en la sociedad mundial. Es difícil que las generaciones mayores puedan realmente entender a las nuevas generaciones en este aspecto. Éstas últimas han avanzado mucho y se comprenden, los unos a los otros, desde una conciencia distinta. 

En este caso, creemos que las viejas generaciones tienen que ceder el control y darles rienda libre a las nuevas generaciones, que sin duda, traen algo nuevo que enseñarles. 

Con respecto a la sexualidad, con respecto a la aceptación de lo distinto, con respecto a saber y aprender a vivir libremente la sexualidad, las viejas generaciones tienen mucho que aprender de las nuevas. 

Hoy, quienes traen consciencia, son los jóvenes.