Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

El Acto de Perdonar: ¿Cómo llevarlo a cabo?

Muchas veces cuando alguien nos hace o nos dice algo que nos hiere, inmediatamente sentimos un profundo enojo. Este enojo se puede prolongar en el tiempo y llegar a generar consecuencias en nuestra salud emocional, mental y física. 

Existe un acto muy humano y transformador que es el perdón. Este movimiento activo, tiene la capacidad de desarrollarnos como personas a niveles muy profundos. Nos permite la posibilidad de un nuevo comienzo.

Para esto, desarrollaremos en este artículo: qué es el perdón, cómo llevarlo a cabo y de qué manera el mismo acto de perdonar puede ayudarnos a cambiar nuestra vida.

¿Qué es el perdón?

El perdón implica el acto de perdonar. Etimológicamente, perdonar proviene de la palabra hebrea “rechem” que significa útero. De aquí se desprende la simbología de una nueva vida, un nuevo comienzo. Podemos asociar el perdón a este acto transformador con los demás y con uno mismo. El perdonar es superar el daño producido por un hecho ocurrido, para poder abrirse a un nuevo comienzo más allá de este. El perdonar desarrolla un nuevo nivel de consciencia.

¿A quién perdonamos?

Perdonamos a aquella persona que nos ha ofendido y agredido en situaciones que nos han llevado a poner en peligro nuestra salud y bienestar en nuestra vida diaria.

Por otro lado, a veces necesitamos perdonarnos a nosotros mismos por algún tipo de conducta o pensamiento que hemos tenido y no podemos dejar atrás. Este hecho puede haber sido con alguien que apreciamos, formando parte de nuestra familia o amigos.

La Causa del Perdón

No se puede pedir perdón sin una causa. Esto quiere decir que siempre hay un hecho que nos generó un daño, ya sea físico o psicológico. Por ejemplo: una agresión verbal. A partir de esta agresión podemos sentirnos enojados u angustiados al punto de querer que el agresor sufra lo que nos pasó o incluso más que nosotros mismos.

El Sentido de Perdonar: ¿Para qué perdonar?

El perdón nos permite liberarnos de sentimientos y emociones negativas como el enojo o la ira. El no perdonar nos lleva a estancarnos en el hecho sucedido. 

Esto funciona como un veneno que no podemos deshacernos ya que seguiremos con pensamientos y emociones destructivas, sin poder cerrar la herida provocada por el hecho. Nuestra vida perderá alegría, energía y fuerza para hacer cualquier proyecto que nos propongamos.

Perdonar nos brindará un crecimiento personal debido a que podremos dejar atrás el pasado y abrirnos a las posibilidades de un nuevo futuro.

Beneficios de Perdonar:

El perdonar a otra persona u a nosotros mismos genera muchos beneficios, a continuación les mostramos algunos:

- Baja la ansiedad
- Reduce los pensamientos negativos
- Calma el enojo y la ira
- Nos brinda una sensación de libertad
- Mejora el sistema inmunológico
- Desarrolla relaciones personales más duraderas y profundas
- Aumenta el autoestima

¿Cómo perdonar a otros?

Es preciso mencionar que aunque perdonar a alguien te puede llevar un tiempo, eso es respetable, ya que el perdón no viene solo. Esto quiere decir, que es necesario tener la voluntad de llevar a cabo el acto de perdonar, ya que este es un movimiento activo, no pasivo.

Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta para poder perdonar a alguien.

- Tener voluntad de hacerlo
- Saber escuchar
- Aceptar el hecho ocurrido
- Desarrollar cierto nivel de empatía por la otra persona
- Contactar con la compasión
- Dejar ir el hecho ocurrido
- Soltar ideas de represalia o venganza
- Expresar el perdón por algún medio
- Dejar ir pensamientos de duda o negativos hacia la persona

De todas formas, debemos tener en cuenta que el poder perdonar es un acto de madurez y en última instancia, de amor. Para poder llevarlo a cabo vamos a tener que conectar con esta fuerza amorosa que late en nuestro interior.

¿Cómo perdonarse a uno mismo?

Cómo perdonarnos a nosotros mismos es similar al apartado anterior, aunque tiene algunas diferencias que lo pueden hacer un acto incluso más difícil.

La dificultad de perdonarnos a nosotros mismos muchas veces recae en que perdonar genera una transformación muy profunda en nuestro carácter y personalidad, y esto puede generar ansiedades. El miedo a dejar de ser como uno era antes se genera porque surge la gran pregunta de quién puedo llegar a ser a partir del perdón.

Ahí es cuando este acto realmente nos trae un nuevo devenir en nuestra vida, aportando los beneficios que especificamos más arriba.

Reconstruirnos a partir de este tipo de carácter puede ser desafiante pero muy saludable para nuestra mente. Perdonarse a uno mismo requiere de mucha humildad, ya que el ego es desplazado para dejar lugar al amor propio.

El Perdón y la Culpa

Muchas veces sentimos culpa por haber agredido u haber realizado algo que no queríamos hacerle a alguien. Este sentimiento de culpa puede perseguirnos en la vida por mucho tiempo. Si nos logramos perdonar, podremos hacernos responsables del hecho y nos libraremos del remordimiento, que genera un profundo daño interior. Perdonar, por ende, nos libera de los sentimientos de culpa.

Perdón y Espiritualidad

Poder perdonar a las personas que nos ofendieron o, a nosotros mismos, puede generar una conexión muy profunda con lo trascendente.

Esto se da debido a que el perdón nos permite apartar al Yo o al Ego, para poder estar abierto a conectar con algo que va más allá de nosotros mismos.

Olvidar lo que queda atrás y extenderse a lo que está adelante, nos ayuda a liberar el rencor y sanar nuestro corazón para gozar de una vida plena.

Perdonar, en sí, es un acto de espiritualidad trascendental.

Reflexión Final

Existe una bella leyenda árabe que nos habla sobre el perdón y la gratitud. En ella se cuenta que cuando un gran amigo nos ofende de una u otra manera, tenemos que escribir la ofensa en la arena, donde el viento se encargará de borrarla y olvidarla.

A este viento se lo llama el “viento del olvido y el perdón”. Por otro lado, la leyenda sigue contando que cuando un gran amigo nos ayuda, o nos ocurre algo grandioso, es preciso grabarlo en la piedra, donde ningún viento de ninguna parte del mundo, podrá borrarlo. Esta es “la piedra de la memoria del corazón”, y nos enseña a ejercer la gratitud

El viento del perdón y la piedra de la memoria son aspectos que cada uno puede trabajar internamente para llegar a ser una mejor persona. Estos aspectos nos hacen más humanos y nos ayudan a conectar con los otros de manera empática